7 feb. 2017

Shinrin-yoku y el canto del Cenzontle


Atahualpa Yupanqui decía: "La guitarra antes fue árbol, y en el árbol cantaban los pájaros, antes de ser guitarra ya sabía la madera del canto".

Esa fue la razón por la que pinté un Cenzontle, arriba del árbol, y lo hice como lo representaban Los Purepechas. Ese árbol no sé si será guitarra, pero como si lo fuera.



Hace unos años supe que esa maravillosa sensación que sentimos al pasear entre los árboles, se llama Shinrin-yoku, es algo así como un baño de bosque, y resulta que es muy bueno para la salud.


Propiamente es un baño de carballo, un árbol muy gallego y que últimamente he pintado mucho.


El cuadro lo hice con la intención de convertirlo en postales, quedó una especie de díptico de postales, donde una es horizontal y la otra vertical.


Las postales fueron recompensas de Verkami del proyecto de Besos de árbol de Marthazul y ahora se pueden comprar en la web para apoyar en el apartado de "tienda" del mismo blog.

Para estar cerca de los árboles mejor descalzo.

Shinrin-yoku y el canto del Cenzontle, acrílico sobre tela.



No hay comentarios.: