15 ene. 2018

Bajo la sombra del carballo equilátero

Bajo la sombra del carballo equilátero, acrílico sobre tela.


La historia comienza así: Un grupo de muy buenos amigos pensaron que era buena idea hacerle un regalo especial a una de las amigas en su cumpleaños número 50, me escribieron y quedamos para hablar sobre su idea.


La amiga es profesora de matemáticas, le apasiona su trabajo, su oficio, y un montón de cosas más. Lo primero que me vino a la cabeza fue una poderosa figura geométrica, el indestructible triángulo equilátero, algo así como la amistad entre ellos, pero le di vuelta, lo puse mirando abajo, representando a la mujer y dentro un cielo nuboso.


El triángulo, el cielo y el carballo se unen entre sí.


La retratada lleva el trópico en su piel, el calor latinoamericano en su roja caballera.  



Lxs gallegxs aman comer, beber y celebrar así la amistad.



Y los carballos.


Así pinté su historia, y como es suya no diré más. 




2 ene. 2018

Alas

Las alas lo único que garantizan es una aterrizaje amable, pero las alas para volar son prescindibles.

Un puñado de veranos más
(Morir)

El vuelo de la pata de elefante
(Crecer)

El viejo sofá volador
(Contemplar)


Incluso volar para volar, también es prescindible.

30 dic. 2017

Carta a las Reinas Magas

¿Ya le escribiste a las Reinas Magas? (Puedes imprimirla y escribirle).

Cuando un 5 de enero veas desfilar por las calles de cualquier pueblo a tres Reinas Magas, que en lugar de regalarle a un hipotético niños Jesús: oro, incienso y mirra, muestren y reflexionen en lo ya regalado, como una maravillosa vagina que es la entrada al mundo, una poderosa teta que alimenta, y una incondicional luna medidora y pausadora de vida, el mundo inmediato será un mejor lugar...

Ilustración publicada en www.boreal.com.es

27 dic. 2017

He detenido el viento con mi mano

Brautigan me conmovió mucho. Líneas precisas, preciosas, sonoras y vivísimas. La misma sensación al escuchar una canción una y otra vez hasta estropear el CD, así me resulta leer ambas páginas. ¿Qué si recomiendo leer "En Azúcar de Sandía"? Claro que sí. Basta con leer las dichosas líneas de la página 20 de su libro.

Mi nombre

Supongo que sentís cierta curiosidad por saber quién soy, pero soy uno de esos que no tienen un nombre normal. Mi nombre depende de vosotros. Llamadme como se os ocurra.

Si pensáis en algo que pasó hace mucho tiempo: alguien os hizo una pregunta y no supisteis la respuesta.

Ése es mi nombre.

Quizá llovía a cántaros.

Ése es mi nombre...

...O fuisteis andando a alguna parte. Estaba todo cubierto de flores.

Ése es mi nombre.

(Richard Brautigan.)

Por cierto en la ilustración me baso en dos brillantes y chamánicas líneas que dicen: "A veces quedo de pie durante horas en el mismo sitio, casi sin moverme. (He detenido el viento en mi mano)".


Si te gusta y lo quieres puedes comprarlo en este enlace








21 dic. 2017

Caminando por la huerta de la Bouza me encontré trocitos de cerámica


Durante la pasada temporada de vendimia, en la época de verano, de recoger lechugas, espinacas, rúculas, canónigos, etc., caminando por la huerta de la Bouza, me encontraba trocitos de cerámica y baldosas del pasado... Los fui juntando hasta tener un buen puñado. Con ellos comencé una pequeña serie de pinturas de muy pequeño formato, como esta de "Pillar estrellas". La dinámica fue pegar el trocito en una posición estratégica y a partir de ahí generé la composición y el concepto. El resultado son las siguientes nueve piezas:

Velero de Mariquita

Camino a casa

El primer tren aMarte

La nave del olvido

El día del volcán Popocatépetl

Lobito de Carballo

Su cabello mojado

Pillar estrellas

Pajarito de uva

Detalle del velero

Detalle del Lobito

Detalle de la nave del olvido

Si te gusta(n) alguna(s) y la(s) quieres, pronto las subiré a la galería Tlapaltic, o pregúntame y ya está.

9 dic. 2017

La copa love


La sangre menstrual no es un desecho y por tanto, no puede ser tratado como tal. La sangre menstrual contiene células madre regeneradoras. La sangre menstrual, antes de que la ciencia corroborase lo que nuestras cazadoras- recolectoras sabían, muchas mujeres la utilizaban para tratar las heridas y los traumatismos, para fertilizar la tierra (danzaban las jovencitas con largas faldas -sin bragas- entre los campos. De ahí el origen de estas faldas con vuelo y los bailes en círculo de nuestras danzas populares), para tratamientos de belleza y un sin fin de usos regenerativos y nutritivos... (Seguir leyendo en el enlace www.elcaminorubi.com)

23 nov. 2017

Agua de Vida

Agua de Vida, acrílico sobre tela.

Mi abuelo estaba moribundo, y fui a pasar un tiempo con él, en lo que sería su último día de vida. Dormía mientras la morfina le daba su dulce despedida. Tenía los labios secos y entonces humedecí un algodón con agua fresca para pasarlo sobre ellos. Comenzó a mamar como si fuera un bebé, tenía sed. Fue la última interacción que tuve con él. Al día siguiente ya había muerto.

Por eso respeto mucho al agua. El agua le devolvió la vida a un hombre moribundo, por unos segundos saltó en el tiempo e hizo lo más elemental que podemos hacer: Intentar sobrevivir.


El agua todo lo inunda, atrae ballenas a la habitación, crea nebulosas, donde aparecen sillas, azoteas, antenas, la luna, universos y constelaciones.

Después se seca. Las ballenas se van y la habitación queda vacía. Desaparece la ropa, sus objetos personales, y dentro de los cajones solo hay eco, aromas de ayer.

 

Quedan las macetas con sus plantas favoritas, como aquella que aún da esos deliciosos chiles pequeñitos y rojos.

Eso es "Agua de Vida".





28 oct. 2017

Pálpito en luna creciente



Hace tiempo pinté "Recuerdos de acrobacia y de magia", un encargo de la Maga para la pequeña acróbata. Nuevamente la Maga me pidió un cuadro, y yo propuse que también fuera un poco conjuro.

Algo así como un cuadro mágico, por eso lo empecé como nunca empezaría un cuadro, pidiéndole a la Maga que diera la primera mano de pintura con sus manos. Ella sabe bien el motivo. 



Aquellas manos se convirtieron en vestido, en cielo y en mar galego, porque aquí hay mucha magia y pálpitos, y porque el cuadro va de eso.


La luna siempre acompaña a aquellas personas 
que saben escuchar e interpretar el sutil aire Atlántico.


El barco, los árboles, las libélulas y todo lo demás, tiene un sentido pero es secreto, pues la historia es de ellas.





Gracias a la Maga o Meiga por confiarme otra historia de tu vida.

Pálpito en luna creciente, pintura acrílica sobre tela, verano de 2017.